domingo, 13 de septiembre de 2009

La vida es cruel y los sueños son dulces, ambos son necesarios para lograr vivir cada día


Bueno volví después de tanto tiempo....

Este va a hacer un doble post....

El primero va a ser en dedicatoria del día 13 de septiembre... Cumpleaños de Bella!!! Felíz cumpleaños que las cumplas muchos años... y de ahí sacamos el tema del nuevo y super, sexy, emocion, todo del trailer de New Moon no puedo esperar para verlo....Deos lo terminé de ver y temblaba de la emoción además de que me subian los calores de ver a mi amorcis ( Robert Pattinson x supuesto como me calienta este hombre) y sin lugar a dudas muy de cerca a Taylor.... Bueno me estoy llendo mucho de tema... Y tmb hoy es mi día ya que hoy es el Día del Organizador de eventos... si bien todabía no soy una proximamente (el año q viene espero) sere una XD...

Se preguntarán a q se debe este colage tan particular q hize (xq si señores lo hize con mis propias manos XD) Bueno soy with my dears friends a quienes las adoro, en una tarde de principios de septiembre haciendo lo mejor q sabemos boludear y hacer cosas freakys jijiji y entre ellas la foto de la graduación mía y de more donde tuby y busty vinieron a vernos (chikas las amo y las adoro n importa lo q pase) y como principal actor en este delirio flashero de colage tenían q estar Edward y Jake ya q sin ellos esto no sería un delirío...

Bueno a todo lo q acabo de escribir les dejo esta canción con una letra re profunda... llamada "Colgado en tus manos" de Carlos Baute q aunq suene como un delirio cósmico (tuby perdon x robart la frase pero n encontr nada mejor para describirlo) me hace recordar a la relación de Bella con Edward (esta canción es muy New Moon aunq un poquito cambiada XD) omo regalo de cumpleaños por el festejo XD

-------------------------------------------------------------

Quizá no fue coincidencia encontrarme contigo...
Tal vez esto lo hizo el destino...
Quiero dormirme de nuevo en tu pecho...
y después me despierten tus besos.

Tu sexto sentido sueña conmigo,
se que pronto estaremos unidos.
Esa sonrisa traviesa que vive conmigo.
se que pronto estaré en tu camino.

Sabes que estoy colgando en tus manos,
asi que no me dejes caer.
Sabes que estoy colgando en tus manos.

Te envío poemas de mi puño y letra.
Te envío canciones de 4:40.
Te escondo las fotos cenando
en mi casa y cuando estuvimos por Volterra.

Y así me recuerdes y tengas presente,
que mi corazón está colgando en tus manos.
Cuidado, cuidado, que mi corazon està colgando en tus manos.

No perderé la esperanza de hablar contigo.
No me importa que dice el destino.
Quiero tener tu fragrancia conmigo.
Y beberme de ti todo lo prohibido.

Sabes que estoy colgando en tus manos,
asi que no me dejes caer.
Sabes que estoy colgando en tus manos.

Te envío poemas de mi puño y letra.
Te envío canciones de 4:40.
Te escondo las fotos cenando
en mi casa y cuando estuvimos por Volterra.

Y así asì me recuerdes y tengas presente
que mi corazòn està colgando en tus manos.
Cuidado, cuidado, mucho cuidado, cuidado.

Edward yo te digo me tienes en tus manos.
Cuidado, mucho cuidado.

No importa que diga el destino quedate conmigo
cuidado, mucho cuidado,

Lo quiero todo de ti
Tus labios, tu cariño, lo prohibido.

Te envío poemas de mi puño y letra.
Te envío canciones de 4:40.
Te escondo las fotos cenando
en mi casa y cuando estuvimos por Volterra.

Y asì me recuerdes y tengas presente,
Que mi corazon està colgando en tus manos
cuidado, cuidado...

Que mi corazon està colgando en tus manos
que mi corazon està colgando en tus manos
que mi corazon estò colgando en tus manos

----------------------------------------------------

Como dije este iba a ser un doble posteo de que trata esta segunda parte se preguntarán... bueno es de una nueva historia que estoy escribiendo q vino a mi mente en una etapa de depresión q me había agarrado... No se preocupen mis queridos lectores no he dejado de escribir Tears of an angel lo único q en el estado q estaba no se me daba la inspiración para seguir escribiendo o pasarlo a la pc, no lo he dejado de lado pero he tenido la necesidad de postear esta nueva historia en donde si bien utilizo los personajes de la saga de Twilight con nuevos personajes de pura y exclusiva creación o no ( puede ser de la realidad XD) la historia ocurre antes de que los Cullen llegarán a Forks y por lo tanto no conocían en ese entonces a Bella y despues va a tener una parte en donde va a ocurrir luego de todo lo ocurrido en Amanecer con nuevos personajes...
Espero que les gusto dejen comentarios

Y los dejo con "Winner at a losing game" ( en donde la vida es tratar de ganarla es decir aprovecharla al máximo es tratar de ganarle al tiempo el querer ganar una batalla o partida ya perdida) nombre sacado de una canciçon de una banda cauntry llamada Rascal Flatts ¿muy buenas caniones si tiene la oportunidad escuchenlos

P.D.:Ha me olvidaba comentar para los q no se dieron cuenta luego de leer la historia Ella, soy yo si se dan cuenta de mi nombre Fiorella le sacamos el "fior = Ella"


Winner at a losing game

Capítulo I: El inicio

Fiorella P.O.D

Nunca me había detenido a pensar en cómo mi vida iba a terminar, pero nunca pensé que el fin de lo que siempre consideré “vida”, fuera el inicio de la mejor parte de mi existencia.
Todo comenzó hace 7 años yo tenía 19 años, vivía con mis padres y mi hermano y cursaba el terciario.
Tenía 4 amigos fantásticos: Ani, a quién consideraba como un hermano, ya que lo conocía de prácticamente toda mi vida; Romi, quien fue como la hermana mayor que nunca tuve, alguien que me dijera que es correcto y que no pero que también nos divertimos y parrandeamos; Ana, mi compañera de locuras, con la que siempre andábamos haciendo locuras en cualquier momento y lugar; y Dai, quien siempre estaba cuando la necesitabas, la que siempre tenía la palabra justa para el momento apropiado y sabia escucharte y darte el consejo apropiado, la que miraba dentro de tu alma.
Si bien mi vida no era perfecta, ni anhelada, pero tenía a aquellas personas por quién daba mi vida de ser necesario. Mis sueños y anhelos se vinieron abajo, cuando los sueños comenzaron.
Era el 2009 cuando todo parecía ser un gran año, se vio afectado por la gran explosión; los problemas económicos, políticos, sociales; agregándoles la Gripe “A”, la pandemia que se extendió por el mundo, y más que avanzar cultural y socialmente, parecía que volvíamos a la etapa de la Edad de Piedra, con las guerras y todos los problemas en el mundo, solo que multiplicados X1000.
Cuando comenzaron mis sueños fue el día de mi cumpleaños (23/02 para los q no lo saben) ¿coincidencia? No lo creo. Un poderoso mago solía decir: “En este mundo no existen las coincidencias, solo lo inevitable”, y yo creo realmente en lo que dice. De que trata mi sueño se preguntarán, pues eran varios: uno de la destrucción del mundo “sola”, yo quedándome sola y muriéndome de una enfermedad sola. La verdad pensarán que le temo a La Muerte, pero no la verdad nunca me dio miedo a morir, pero si a la soledad, cosa que me hace recordar y pensar a personas no deseadas… pero esa es otra historia que no vale la pena contar, ya que la verdadera historia comienza ahora.
Esas eran cosas que me ponían los pelos de punta pero mientras tuviera a mi abuela y a mis amigos conmigo, las personas más importantes para mi nada podría suceder o eso es lo que pensaba. Lo primero que sucedió fue la repentina debilidad que llevó ami abuela al mes de septiembre, el 21, el fin del invierno y comienzo de la primavera, a su repentina muerte. Siempre pienso en ello en que estaba ahí a mi lado y al momento que me doy vuelta había desaparecido de mi lado. Sufrí mucho su muerte, pero sabía que ahora podría estar al lado de mi abuelito querido a quien extrañaba como nunca extrañé a nadie. Por suerte contaba con el apoyo incondicional de mis amigos, que estuvieron en todo momento conteniéndome siempre que necesite un abrazo amigo o alguien con quien llorar o hablar.
Al mes de octubre, un mes después de mi terrible pérdida, me dirigía al hospital a hacerme un chequeo médico de rutina junto con mis amigas, cuando en el camino empiezo a ver todo negro y me desmayo, raro en mí ya que nunca me desmayo. Así que me llevaron al hospital, donde me atiende el amable y generoso, por no decir sexy y guapísimo Dr. Cullen. El mismo doctor que atendió a mi abuela, quien me dice lo que yo ya sabía por uno de mis sueños: que me había surgido una enfermedad terminal y que me quedaban menos de 3 meses de vida. Como buen doctor y siendo yo para algunas cosas menor de edad (parece un chiste), el Dr. Cullen tenía que avisar a mis padres y a mis acompañantes (en este caso a mis amigas) la situación en que yo me encontraba, pero yo me negué con la cabeza diciéndole y rogándole que por favor no lo haga, ya que era suficiente doloroso para la gente que se encuentra cerca mío el tener 1 muerte en el año como para encima agregarle otra más sin necesidad de hacerlos sufrir más. Como el Dr. Cullen no me dejaba irme del hospital en el estado en que me encontraba, la única posibilidad que encontré era que me quedara en observación como mínimo 2 semanas. Por lo que avise a mi familia y amigas que me tenía que quedar en observación dando como escusa que había tenido un accidente, por lo que les dije a mi familia que me trajeran un poco de ropa y mis libros, sin los cuales no podía vivir, para pasar el tiempo que me tenía que quedar allí, y también tranquilizándoles y diciendo que no había ninguna necesidad de que se quedaran conmigo, ya que yo estaba en perfectas condiciones, cosa que pude lograr con ayuda del Dr. Cullen ya que yo particularmente como mentirosa, dejaba mucho que desear.
Ese mes y medio que me la pase en el hospital nunca los voy a olvidar. Recuerdo la primera consulta que tuve con el Dr. Carlisle en mi estadía en el hospital cuando vino acompañado con su hija Alice.
- Hola Ella ¿cómo te sientes? – me preguntó Carlisle
- Hola Dr. Cullen ¿cómo le va? – le digo, cuando me doy cuenta de que hay una pequeña duende con él con la cara sonriente.
- Hola Ella, soy Alice, la hija adoptiva de de Carlisle, es un placer conocerte por fin, Carlisle ha hablado mucho de ti – dijo Alice con su sonrisa radiante y tan contagiosa como el sol, saltando de alegría.
- Alice, por favor, no seas tan descortés – dijo Carlisle con una gota sobre la cabeza – y ¿cuál es el libro de esta vez? – dijo mirando el libro sobre la mesa.
- Orgullo y prejuicio – dije – Dr. Cullen
- Ella, por favor, ya tenemos la suficiente confianza entre nosotros como para que me llames por mi nombre ¿de acuerdo? – me dijo con una sonrisa.
- De acuerdo Carlisle – respondo
Mientras Carlisle me revisaba añadí mirando a Alice
- Es la primera vez que Carlisle trae a uno de sus hijos adoptivos al trabajo – añadí con una sonrisa – si mi memoria de Dori no me falla, ¿tú eres la obsesionada con las compras no?
- ¡Cómo que obsesionada! – dijo Alice haciendo un puchero – ¡Carlisle que has estado diciendo de mí! Que me guste comprar, no significa que sea una obsesionada
- Alice yo… - dijo Carlisle sudando
- Yo lo siento, no quise ofenderte – dije apenada – lo lamento mucho Señorita Cullen
- Bien te perdonaré con dos condiciones – dijo y yo asentí – la primera – y levanto un de sus dedos – es que me digas Alice, eso de Señorita Cullen me hace ver vieja – y me reí – y la segunda – y levantó su otro dedo – es que cuando salgas del hospital vayas de compras conmigo – y yo asentí y con una sonrisa me dijo – presiento que tu y yo vamos a ser grandes amigas – y yo sonreí.
- No sabes lo que has hecho – me dijo Carlisle
- ¿Que has dicho Carlisle? – dijo Alice pretendiendo estar ofendida
- Yo nada – dijo Carlisle con miedo. A lo cual me reí, hacía mucho tiempo que no lo hacía, cosa que me llenó de felicidad.
- Bueno voy a buscar a Jazz, que sino aparezco pronto se pone como un desquiciado. Nos vemos Carlisle, Ella mañana pasaré a verte – dijo Alice
- Disculpa Alice, pero porqué tu hermano se desespera sino apareces pronto, no debería pasarle eso a Edward – me miró extrañada – ¿No es Edward con quién estás saliendo? – añadí.
Me miró con mala cara.
- Perdona no quise inmiscuirme en tus asuntos, pero es que Carlisle me había hablado de ustedes y de las relaciones que mantiene, cosa que siempre me ha mareado mucho ya que no los conozco realmente en persona – dije – perdona, la verdad no quise ser entrometida.
- No hay problema – dijo con una sonrisa – no con quién salgo yo es con Jasper, el único que me entiendo y me complace en todo lo que quiero – dijo con los ojos iluminados – si bien a Edward lo quiero mucho, no va conmigo, creo que iría más contigo – dijo.
Mi cara se puso roja como un tomate.
- ¿Por… por qué dices eso Alice? – dije sofocada.
- No lo se, por su forma de ser creo. Creo que van a terminar juntos – dijo y se fue junto con Carlisle, cosa que me dejó pensando hasta que fui llevada como una niña por los brazos de Morfeo.

domingo, 2 de agosto de 2009

No hay tiempo (un poco de Paz)


video

Curar al Mundo

No quiero ser más ciego hoy

No quiero escaparme así

No quiero ser un tonto más

No quiero vivir sin soñar

No quiero dejarme atrapar

No quiero perder mi señal

No quiero mis alas cortar

No quiero perder libertad

Tan triste, tan solo

Con miedo de todo

Tan frágil, tan sordo

Tan lejos de todo

Hoy es tiempo de violencia

de salvaje rebeldía

Hoy el mundo está sangrando

Y nadie cura sus heridas

Hoy me duele no encontrarte

Ser tú camino, ser tú guía

Hoy estás del otro lado

Vestido con la mentira

Si todo me hace tranzar

Si nada me deja avanzar

Si el mundo se va a suicidar

Quiero partir quiero volar

No quiero dejarme atrapar

No quiero perder mi señal

No quiero mis alas cortar

No quiero perder libertad

Tan triste, tan solo

Con miedo de todo

Tan frágil, tan sordo

Tan lejos de todo

Hoy es tiempo de violencia

De salvaje rebeldía

Hoy el mundo está sangrando

Y nadie cura sus heridas

Hoy me duele no encontrarte

Ser tú camino, ser tú guía

Hoy estás del otro lado

Vestido con la mentira

*********************************

Llegó el momento de elegir... de que lado estás... la luz, el riesgo, la lucha por la libertad... los sueños... El Universo... la paz... la unión entre los seres humanos (y no humanos XD)... la justicia... la esperanza... O la oscuridad... la ambición... la destrucción... del planeta... la soledad... el abismo, la sinrazón, la guerra, el miedo..

¿Cómo empieza una guerra? Todo empieza con una diferencia de criterios. Unos piensan una cosa, otros piensan otra. Pero después, algunos quieren imponer su criterio y empiezan las discusiones. Y en un momento se deja de razonar, y comienzan los enfrentamientos. Sólo resta tener a mano algo con lo que imponer un criterio a la fuerza, y no hace falta más. Ya se desató la guerra. Una vez en guerra, sólo se puede desear algo de paz.

Nos preocupa mucho el futuro, vivimos pensando en el futuro... en el porvenir.Creemos que todo lo importante ésta por pasar en algun momento del fururo.Pensamos mucho en lo que hacemos, dudamos porque tenemos miedo de arruinarnos el futuro con las decisiones del presente, ¿Pero qué es el futuro?Tiempo, dentro de 60 años.. o dentro de 10 segundos, son la misma cosa, en 60 años o 10 segundos puede pasar cualquier cosa.Ponemos en el futuro una carga muy pesada, en el futuro seremos felices.. en el futuro cumpliremos nuestros sueños.En el futuro esta todo lo bueno por venir y todo lo malo por evitar, pero lo unico cierto es que el futuro es incierto .. no podemos saber si viviremos 60 años o 10 segundos más, por eso el futuro es hoy, porque el presente es lo que podemos cambiar.

martes, 28 de julio de 2009

It's Not Supposed To Go Like That

La noche acababa de inundar la ciudad renacentista cuando un hombre joven de piel nieve y cabello dorado como el oro más fino salió de entre las sombras para recorrer los alrededores. Sus ojos, que brillaban en la oscuridad con un esmeralda intenso, se posaban en cada uno de los edificios como si los hubiera visto por primera vez, y sus piernas se desplazaban a un paso tan lento que cualquiera podría decir que tenía todo el tiempo del mundo.
Irónicamente, así lo era.
En una época durante la cual aún eran respetadas las reglas –o por lo menos así lo recuerdan muchos -, la noche no era uno de los momentos más emocionantes del día, por lo que el joven planeaba buscar algo de comer y volver a tocar el piano, dos actividades que, desde los últimos 100 años, formaban su rutina. Pero esta noche no era como todas las demás, y por esto la historia comienza aquí, en medio de Forks en 1588, durante el cumpleaños número 15 de la hija menor de una de las familias más importantes del lugar Los Firenze.
James ya lo sabía, pues llevaba siendo tema entre la alta sociedad por meses, pero como era tradición entre los Firenze, los hijos de la familia eran criados fuera hasta los 15 y por lo tanto, nadie conocía a Alice. Era una nueva vida en esa vieja ciudad para él, y quería aprovechar la ocasión para darse un gusto entre la burguesía. Aquel lugar estaría lleno de vírgenes hijas de burgueses, y sería un aperitivo lujoso.
Mientras avanzaba por las calles de aquel modo tan poco característico para los de su especie, el silencio parecía abarcar cada pequeño rincón de Forks excepto la del salón más costoso de esa época, lugar al cual se dirigía el hombre sin apuros. Al final del pasaje por el que se encontraba, un edificio sobresaltaba del resto por su luminosidad, tan poco común a esas horas, y ya a 600 metros se sentía la música clásica escapando de forma violenta del edificio. O al menos, así lo era para los oídos vampíricos. El olor humano mezclado con el de los perfumes finos ya penetraba sus orificios nasales, y a pesar de que en parte le molestaba, después de tantos años ya era una costumbre. Comenzó a caminar aún más lento para darse el tiempo de acostumbrarse a tal cantidad de olores…
…y percibió, de repente, entre todo ese hedor a sudor humano, uno dulce y puro que no había sido disimulado con caros perfumes franceses. Uno que era delicioso y que lo deleitaba en su forma natural, sin tenerlo escondido bajo capas de líquido oloroso. Y más aún, un aroma desconocido. Alice Firenze.
De un momento a otro se encontraba frente al elegante salón, después de correr como aquel que, al igual que todos los humanos, no tiene todo el tiempo del mundo. Ya no lo tenía. Ya no se trataba de alimentarse de cualquiera y volver a tocar el piano. Ahora, era ella. Alice Firenze. Las puertas del salón ya se encontraban cerradas, pero aquello no le impidió abrirlas por si mismo y correr a la velocidad de la luz al centro de éste. La desesperación formaba parte de su ser, el deseo lo cegaba por completo, se sentía más atontado que una mosca pero no podía hacer nada al respecto. Se sentía humano, más de lo que se había sentido en tres siglos, era una vez más un joven con hormonas revolucionadas. Se imaginaba a su hermano reprimiéndole por lujurioso, pero esta vez no era su cuerpo el cual deseaba poseer.

Era su sangre.

lunes, 27 de julio de 2009

La muerte es apacible, fácil…. la vida es más dificil


Bueno por fin posteo algo despues de tanto tiempo XD

estube un poco desaparecida jijiji

Bueno este post es un honor al día del amigo q la pasamos genial en el jardín japonés

chikas las amo

son lo más importante q tengo...

------------------------------------------
no importa cuan dificil sea la situción siempre hay una salida para la situaciones dificiles de la vida siempre voy a estar para cuando me necesiten

bueno aka les dejo una canción q me encanta les mando un beso Amigos, Friends, Amis, 朋友, vrienden, Freunde, φίλοι, amici, 友人, 친구, друзья,

***********************************************************************************
Anna Johnsson - Fate

You change the sound of my name
A moment of truth that I saw in your face

It hurts inside, A moment this vile

That you brought to life All the roads lead back to you


Give me something to return to

In your heart I fear nothing but to leave here

Without you for life

We were left in this world for each other

But I can't run from the fate

I've been fighting for so long

You made me who I am
Until the dawn of time I have...

...walked alone
You tied up a storm

When all hope was lost

But time revolves I have to let go

What never meant to be

Give me something to return to in your heart
I fear nothing but to leave here

Without you for life

We were left in this world for each other
But I can't run from the fate I've been fighting for so long
Give me something to return to in your heart


I fear nothing but to leave here Without you for life

Give me something to return to in your heart

I fear nothing but to leave here

Without you for life

We were left in this world for each other
But I can't run from the fate I've been fighting for so long

We were left in this world for each other
I can't run from the fate I've been fighting for so long
-------------------------------------------------------------------------------------
Destino

Tu cambias el sonido de mi nombre...
Ese momento de verdad que yo ví en tu rostro
me duele por dentro, un momento tan vil
que tú reviviste,
porque todos los caminos llevan de vuelta hacia tí.

Dame algo a lo que volver en tu corazón.
No le temo a nada, salvo a dejar esto,

sin tí, de por vida...

Nos dejaron en este mundo el uno para el otro

pero yo no puedo correr del destino

contra el que he estado peleando por tanto tiempo.

Tú me haces quién soy
hasta el final del tiempo que he...

...caminado solo.
Armas una tormenta

cuando todas tus esperanzas se pierden.

Pero el tiempo gira...

y tengo que dejarte ir.

Uno nunca quiere ser...

Dame algo a lo que volver en tú corazón:
yo no le temo a nada salvo a ejar esto

sin tí, de por vida.

Nos dejaron en este mundo el uno para el otro

pero yo no puedo correr del destino

contra el que he estado peleando por tanto tiempo.

Dame algo a lo que volver en tú corazón:
yo no le temo a nada salvo a ejar esto

sin tí, de por vida.


Dame algo a lo que volver en tú corazón:

yo no le temo a nada salvo a ejar esto

sin tí, de por vida.


Nos dejaron en este mundo el uno para el otro

pero yo no puedo correr del destino

contra el que he estado peleando por tanto tiempo.

Nos dejaron en este mundo el uno para el otro

pero yo no puedo correr del destino

contra el que he estado peleando por tanto tiempo.

miércoles, 8 de abril de 2009

De compras con Alice

Hola aka traigo otro de los extras esta vez de cuando Bella escapa a Phoenix con Alice y Jasper

espero que les guste. Espero comentarios

-----------------------------------------------------------------------

El coche era liso, blanco y potente; sus ventanas estaban tintadas de un negro limo. El motor ronroneó como un gran coche mientras nos apresurábamos a través de la oscura noche. Jasper conducía con una mano, despreocupadamente según parecía, pero el poderoso coche voló hacia delante con perfecta precisión. Alice se sentó conmigo en el asiento de piel negra. De alguna manera, durante la larga noche, mi cabeza había acabado contra su cuello de granito, sus fríos brazos envolviéndome, su mejilla apoyada en lo alto de mi cabeza. El frente de su fina camisa de algodón estaba frío, húmedo por mis lágrimas. Ahora y entonces, si mi respiración crecía desigual, ella murmuraría de forma calmante; en su veloz y aguda voz, los estímulos sonaban como cantando. Para mantenerme en calma, me centré en el tacto de su fría piel; era como una conexión física con Edward. Ambos me habían asegurado –cuando me percaté, con pánico, de que todas mis cosas seguían en la furgoneta- que dejarlo atrás era necesario, algo que hacer con el olor. Me dijeron que no me preocupara por las ropas ni el dinero. Trataba de creerles, haciendo un esfuerzo para ignorar lo incómoda que estaba en el equipo de prueba de Rosalie (¿? supongo que se refiere a alguna ropa de Rosalie, un chándal, no sé…). Era una cosa trivial de la que preocuparse. En las llanas carreteras, Jasper nunca condujo el robusto coche a menos de 120 millas por hora. Parecía completamente inconsciente de los límites de velocidad, pero nunca vimos un coche patrulla. Las únicas rupturas en la monotonía de la conducción fueron las dos paradas que hicimos para carburante. Noté ociosa que Jasper fue adentro a pagar a efectivo ambas veces. El amanecer comenzó a abrirse cuando estábamos en alguna parte en el norte de California. Miré con los ojos secos, semicerrados, como la luz gris se irradiaba a través del cielo despejado. Estaba exhausta, pero el sueño había desaparecido, mi mente demasiado llena de imágenes perturbadoras como para relajarme en la inconsciencia. La destrozada expresión de Charlie –el brutal gruñido de Edward, con los dientes al descubierto- la penetrante mirada fija del perseguidor –la expresión triste de Laurent- la mirada muerta en los ojos de Edward después de que él me besara la última vez; como si todavía centellearan frente a mis ojos, mis sentimientos alternando entre el terror y la desesperación. En Sacramento, Alice pidió a Jasper que parara, para conseguirme comida. Pero sacudí mi cabeza cansadamente, y le dije que siguiese conduciendo con voz apagada. Unas pocas horas después, en un suburbio a las afueras de L.A. (Los Ángeles), Alice le volvió a hablar suavemente, y él salió de la autovía al sonido de mis débiles protestas. Un gran centro comercial era visible desde la autovía, y se dirigió allí, entrando en el estacionamiento, abajo en la planta subterránea para aparcar. “Quédate en el coche”, le ordenó a Jasper. “¿Estás segura?” él sonaba receloso. “No veo a nadie más por aquí”, dijo ella. Él asintió, accediendo. Alice me cogió de la mano y me sacó del coche. Se aferró a mi mano, manteniéndome cerca de ella mientras caminábamos por el oscuro garaje. Ella rodeó el borde del garaje, manteniéndose en las sombras. Aprecié cómo su piel parecía brillar en la luz del sol que se reflejaba de la acera. El centro comercial estaba abarrotado, varios grupos de compradores pasaban, algunos girando la cabeza para vernos pasar cerca. Caminamos bajo un puente que cruzaba desde el nivel superior del aparcamiento al segundo local de un gran almacén, siempre manteniéndonos fuera de la luz solar directa. Una vez dentro, bajo las luces fluorescentes del almacén, Alice parecía menos destacada –simplemente una muchacha alarmantemente pálida, pero con oscuros ojos y pelo negro puntiagudo. Estaba segura de que las ojeras bajo mis propios ojos eran más evidentes que las suyas. Todavía captamos la atención de alguno que echó un vistazo en nuestra dirección. Me preguntaba lo que pensaban que veían. La delicada y danzarina Alice, con su llamativo rostro de ángel, vestida de un modo ligero, pálidas prendas que no disminuían lo suficiente su palidez, manteniendo sus manos conmigo, obviamente controlando, mientras yo arrastraba cansadamente mis torpes pies pero costosas ropas, mi agarrotado pelo enrollado en nudos a mi espalda. Alice me condujo inevitablemente a la tienda de alimentos. “¿Qué quieres comer?” El olor de las comidas rápidas grasientas dobló mi estómago. Pero la mirada de Alice no dejaba lugar a la persuasión. Pedí sin entusiasmo un bocadillo de pavo. “¿Puedo ir al baño?” pregunté en cuanto nos dirigimos a la cola. “Vale”, y cambió de dirección, sin soltar mi mano. “Puedo ir sola”. La atmósfera banal del genérico centro comercial me hizo sentir lo más normal que había tenido desde nuestro desastroso juego de anoche. “Lo siento, Bella, pero Edward va a leer mi mente cuando esté aquí, y si ve que te he dejado fuera de mi vista durante un minuto…” ella se calmó, no dispuesta a contemplar las horribles consecuencias. Al menos esperó fuera del abarrotado cuarto de baño. Me lavé la cara, así como las manos, ignorando las asustadas miradas de las mujeres de mí alrededor. Traté de peinarme el pelo con los dedos, pero rápidamente me rendí. Alice cogió mi mano de nuevo en la puerta, y volvimos lentamente a la cola de la comida. Yo estaba retrasándome, pero ella no se mostraba impaciente conmigo. Me miraba comer, primero despacio y luego más deprisa a medida que volvía mi apetito. Bebí la soda que ella me compró tan rápido que me dejó por un momento –sin quitarme la vista de encima, claro- para conseguirme otra. “La comida que tú comes es definitivamente más conveniente” comentó cuando acabé, “pero no parece más divertido”. “Me imagino que cazar es más excitante.” “No te haces idea.” Centelleó con una amplia sonrisa de brillantes dientes, y varias personas giraron la cabeza en nuestra dirección. Tras tirar nuestra basura, me condujo por lo anchos pasillos del centro comercial, sus ojos reluciendo aquí y allá ante algo que ella quería, acarreándome junto a ella en cada parada. Se detuvo por un momento ante una cara boutique para comprar tres pares de gafas de sol, dos de mujer y uno de hombre. Noté la mirada del vendedor hacia ella con una nueva expresión cuando ella le entregó una inusual y pulcra tarjeta de crédito con líneas doradas cruzándola. Encontró una tienda de accesorios donde tomó un cepillo y gomas del pelo. Pero en realidad no dejó los negocios hasta que me introdujo en el tipo de tiendas que yo nunca frecuentaba, porque el precio de un par de calcetines estaba fuera de mi alcance. “Tienes aproximadamente una talla 2.” Era una declaración, no una pregunta. Me utilizó como una mula de carga, lastrándome con una escalonada cantidad de ropa. Aquí y allí podía verla alcanzando una talla extra-pequeña cuando escogía algo para ella misma. Las prendas que seleccionaba para sí misma eran todas en materiales ligeros, pero con longitud o largas hasta el suelo, diseñadas para cubrir el máximo posible de su piel. Un sombrero negro de paja de ala ancha coronó la montaña de ropas. La dependienta tuvo una reacción similar ante la inusual tarjeta de crédito, volviéndose más servicial, y llamando a Alice “señorita”. Aunque el nombre que pronunció era desacostumbrado. Una vez de nuevo fuera del centro comercial, con nuestros brazos cargados de bolsas, de las cuales ella cargaba la parte de un león, le pregunté sobre ello. “¿Qué te llamó?” “Esa tarjeta de crédito dice Rachel Lee. Vamos a ser muy cuidadosos para no dejar ningún tipo de pista para el rastreador. Vayamos a cambiarte.” Pensé sobre ello cuando ella me llevó de vuelta a los aseos, poniéndome en el recinto para minusválidos de modo que tuviera sitio para moverme. La escuché rebuscando en las bolsas, para finalmente pasarme un ligero vestido azul de algodón por encima de la puerta. Agradecida me quité los vaqueros muy largos y muy ajustados de Rosalie, di un tirón a la blusa que me envolvía en todos los lugares erróneos, y se los arrojé por encima de la puerta. Me sorprendió pasándome un par de suaves sandalias de piel por debajo de la puerta – ¿cuándo las había adquirido? El vestido me sentaba asombrosamente bien, el costoso corte evidente en la manera en que encajaba a mí alrededor. En cuanto dejé el recinto noté que estaba tirando las ropas de Rosalie a la papelera. “Guarda tus zapatillas de deporte”, dijo. Las puse arriba de una de las bolsas. Volvimos al garaje. Alice logró menos miradas esta vez; estaba tan cubierta por bolsas que su piel era apenas visible. Jasper estaba esperando. Se deslizó fuera del coche ante nuestro acercamiento –el maletero estaba abierto. Mientras alcanzaba primero mis bolsas, echó a Alice una mirada sarcástica. “Sabía que debía haber ido”, murmuró. “Sí”, reconoció ella, “te habrían apreciado en el baño de mujeres”. Él no respondió. Alice removió rápidamente entre sus bolsas antes de ponerlas en el maletero. Le pasó a Jasper un par de gafas de sol, poniéndose ella otro par. Me pasó el tercer par, y el cepillo del pelo. Y sacó una camisa larga, fina, negra transparente, poniéndosela encima de su camiseta, dejándola abierta. Por último, añadió el sombrero de paja. En ella, el improvisado traje parecía corresponder a una pista de aterrizaje (¿? runway). Ella agarró un puñado más de ropas y, envolviéndolas en una bola, abrió la puerta trasera e hizo una almohada sobre el asiento. “Necesitas dormir ya”, ordenó firmemente. Avancé despacio y obedientemente en el asiento, posando mi cabeza al instante, acurrucándome en mi lado. Estaba medio dormida cuando el coche arrancó. “No deberías haberme comprado todas estas cosas” mascullé. “No te preocupes por eso, Bella. Duerme.” Su voz era reposada. “Gracias”, suspiré, y caí en un incómodo sueño. Fue el dolor de dormir en una posición apretada lo que me despertó. Estaba todavía exhausta, pero de repente estaba nerviosa en cuanto recordé dónde estaba. Me senté para ver el Valle del Sol fuera, delante de mí; la extensión amplia, llana, de tejados, palmeras, autopistas, niebla tóxica y piscinas, abrazada por los peñascos pequeños y rocosos que llamamos montañas. Estuve sorprendida de no sentir ninguna sensación de alivio, sólo una añoranza fastidiosa de los cielos lluviosos y los espacios verdes del lugar que para mí significa Edward. Sacudí mi cabeza, intentando hacer retroceder el inicio de desesperación que amenazaba con abrumarme. Jasper y Alice estaban hablando; conocedores, estoy segura, de que estaba consciente de nuevo, pero no dieron ninguna señal de ello. Sus veloces y suaves voces, una grave, una aguda, enlazándose musicalmente a mí alrededor. Deduje que estaban discutiendo dónde permanecer. “Bella”, Alice se dirigió a mí casualmente, como si ya fuera parte de la conversación, “¿Cuál es el camino al aeropuerto?” “Sigue por la I-10” dije automáticamente, “pasaremos justo por él.” Pensé por un momento, mi cerebro todavía confuso por el sueño. “¿Vamos a volar a algún sitio?” pregunté. “No, pero es mejor estar cerca, por si acaso.” Abrió su teléfono móvil, y por lo visto llamó a información. Hablaba más despacio de lo habitual, preguntando por hoteles cerca del aeropuerto, de acuerdo con una sugerencia, luego esperando mientras era puesta en contacto. Hizo reservas para una semana bajo el nombre de Christian Bower, recitando a toda prisa un número de tarjeta de crédito sin siquiera mirarlo. La escuché repitiendo direcciones por el bien del operador; estoy segura de que ella no necesitaba ayuda con su memoria. La vista del teléfono me había recordado mis responsabilidades. “Alice”, dije cuando ella acabó. “Necesito llamar a mi padre.” Mi voz era seria. Ella me pasó el teléfono. Era a última hora de la tarde; estaba deseando que él estuviera en el trabajo. Pero respondió al primer tono. Me abatí, imaginando su ansiosa cara por el teléfono. “¿Papá?” dije vacilante. “¡Bella! ¿Dónde estás, cariño?” la fuerte revelación llenó su voz. “Estoy en la carretera.” No era necesario hacerle saber que yo había hecho un recorrido de 3 días durante la noche. “Bella, tienes que dar la vuelta.” “Necesito ir a casa.” “Cariño, hablemos de esto. No necesitas irte sólo por un chico.” Podría decir que él estaba siendo muy cuidadoso. “Papá, dame una semana. Necesito pensarme las cosas, y luego decidiré si vuelvo. No tiene nada que ver contigo, ¿de acuerdo?” Mi voz tembló levemente, “te quiero, papá. Sea lo que sea lo que decida, te veré pronto. Lo prometo.” “De acuerdo, Bella.” Su voz era resignada. “Llámame cuando llegues a Phoenix.” “Te llamaré desde casa, papá. Adiós.” “Adiós, Bella.” Vaciló antes de colgar. Por lo menos estaba de buenas con Charlie de nuevo, pensé mientras devolvía el teléfono a Alice. Ella me observaba atentamente, quizás esperando por otro bajón emocional. Pero yo sólo estaba muy cansada. La familiar ciudad voló por mi oscura ventanilla. El tráfico era ligero. Transitamos rápidamente por el centro de la ciudad y luego viramos alrededor de la parte norte de Sky Harbour International, girando al sur en Temple. Sólo en el otro lado del húmedo cauce del Río Salt (Río de la Sal), a una milla o así del aeropuerto, Jasper salió ante la orden de Alice. Ella le dirigió fácilmente a través de las superficiales calles a la entrada del aeropuerto Hilton. Yo había estado pensado en el Motel 6, pero estaba segura de que ellos se cepillarían cualquier preocupación por el dinero. Aparentaban tener una reserva sin fin. Entramos en el aparcamiento bajo la sombra de un gran toldo, y dos botones se colocaron rápidamente al lado del impresionante automóvil. Jasper y Alice bajaron del coche, pareciéndose mucho a estrellas del cine con sus oscuras gafas. Yo bajé torpemente, rígida por las largas horas en el coche, sintiéndolo acogedor. Jasper abrió el maletero, y el solícito personal rápidamente colocó nuestras bolsas de la compra en un carrito. Estaban demasiado bien entrenados como para mostrar ninguna mirada sorprendida ante nuestra carencia de un verdadero equipaje. El coche había estado muy fresco en su oscuro interior; andando por la tarde de Phoenix, hasta en la sombra, era como pegar mi cabeza dentro de un horno de asar. Por primera vez en ese día, me sentí en casa. Jasper cruzó en un paso con seguridad por el vestíbulo vacío. Alice se mantuvo con cuidado a mi lado, los botones tras nosotros llevando con impaciencia nuestras cosas. Jasper se acercó al escritorio con su aire inconscientemente majestuoso. “Bower”, fue todo lo que dijo a la aparentemente profesional recepcionista. Ella rápidamente procesó la información, con sólo un mínimo vistazo hacia el ídolo de pelo dorado delante de él traicionando su cuidadosa eficiencia. Fuimos conducidos rápidamente a nuestra gran suite. Sabía que los dos dormitorios eran por mera apariencia. Los botones descargaron eficientemente nuestras bolsas mientras me sentaba cansadamente en el sofá y Alice danzaba a examinar otros espacios. Jasper les dio la mano cuando se iban, y la mirada que intercambiaron en su salida hacia la puerta era más que satisfecha; era complacida. Luego estuvimos solos. Jasper fue a las ventanas, cerrando los dos niveles de cortinas con seguridad. Alice apareció y dejó caer un menú de servicio de habitaciones en mi regazo. “Pide algo” aconsejó. “Estoy bien”, dije sin entusiasmo. Me lanzó una oscura mirada, y recuperó el menú. Quejándose de algo acerca de Edward, levantó el teléfono. “Alice, de verdad”, comencé, pero me miró en silencio. Apoyé mi cabeza en el reposabrazos del sofá y cerré los ojos. Una llamada en la puerta me despertó. Salté tan rápido que me deslicé por la derecha del sofá al suelo y me golpeé la frente contra la mesa de centro. “Ouh”, dije, aturdida, acariciándome la cabeza. Escuché a Jasper reírse una vez, y levanté la vista para verle tapándose la boca, intentando ahogar el resto de su diversión. Alice llegó a la puerta, presionando sus labios firmemente, los bordes de su boca estirándose. Me ruboricé y me eché hacia atrás en el sofá, sosteniendo mi cabeza en mis manos. Era mi comida; el olor de carne roja, queso, ajo y patatas arremolinándose de manera atractiva a mi alrededor. Alice llevó la bandeja tan hábilmente como si hubiera sido camarera durante años, y la colocó en la mesa ante mis rodillas. “Necesitas proteínas” explicó, levantando la plateada tapa semiesférica (literalmente “cúpula”, pero se refiere a esas campanas de metal que salen en las pelis de hoteles elegantes tapando los alimentos) para mostrar un gran filete y una decorativa escultura de patata. “Edward no estará contento contigo si tu sangre huele anémica cuando él esté aquí.” Estaba segura de que estaba bromeando. Ahora que podía oler la comida estaba hambrienta de nuevo. Comí veloz, sintiendo volver mi energía en cuanto los azúcares llegaron a mi torrente sanguíneo. Alice y Jasper me ignoraban, viendo las noticias y hablando tan rápida y calladamente que no pude entender ni una palabra. Un segundo golpe sonó en la puerta. Salté sobre mis pies, evitando por poco otro accidente con la medio vacía bandeja en la mesa de centro. “Bella, necesitas calmarte” dijo Jasper, mientras Alice respondía a la puerta. Un miembro del personal de limpieza le dio una pequeña bolsa con el logotipo del Milton y se fue rápidamente. Alice lo trajo y me lo entregó. Lo abrí para encontrar un cepillo de dientes, pasta de dientes, y todas las demás cosas críticas que me había dejado en mi camioneta. Las lágrimas aparecieron en mis ojos. “Sois tan amables conmigo…”, miré a Alice y luego a Jasper, agobiada. Había notado que Jasper era normalmente el más cuidadoso en mantener las distancias conmigo, de modo que me sorprendió cuando vino a mi lado y colocó su mano en mi hombro. “Ahora eres parte del clan”, bromeó, sonriendo calurosamente. De repente sentí un pesado agotamiento fluyendo por mi cuerpo; mis párpados eran de alguna manera demasiado pesados para mantenerse abiertos. “Muy sutil, Jasper” escuché a Alice decir en tono sarcástico. Sus fríos y delgados brazos resbalaron bajo mis rodillas y a mis espaldas. Ella me levantó, pero yo estaba dormida antes de que me depositara en la cama. Era muy temprano cuando me desperté. Había dormido bien, sin sueños, y estaba más alerta de lo que solía estar al despertar. Estaba oscuro, pero había destellos azulados de luz proviniendo desde debajo de la puerta. Alcancé el lado de la cama, intentando encontrar una lámpara en la mesilla de noche. Una luz apareció sobre mi cabeza, resoplé, y Alice estaba allí, arrodillándose a mi lado en la cama, su mano en la lámpara que fue insensatamente montada sobre la cabecera. “Lo siento”, dijo mientras yo me desplomaba de alivio hacia atrás, sobre la almohada. “Jasper tiene razón”, continuó, “necesitas relajarte”. “Bien, no le digas eso a él”, me quejé. “Si él intenta relajarme más, entraré en coma.” Se rió tontamente. “Lo has advertido, ¿eh?” “Si él me golpeara la cabeza con un sartén habría sido menos obvio.” “Necesitabas dormir.” Se encogió de hombros, sonriendo todavía. “Y ahora necesito una ducha, ¡hala!” Me di cuenta de que todavía llevaba el ligero vestido azul, el cual estaba más arrugado de lo que tenía derecho a estar. Mi boca sabía turbia. “Creo que vas a tener una magulladura en la frente”, mencionó mientras me dirigía al baño. Después de haberme aseado, me sentí mucho mejor. Me puse las prendas que Alice dejó para mí en la cama, una camisa verde militar que parecía estar hecha de seda, y pantalones cortos marrones de lino. Me sentí culpable, ya que mis nuevas cosas eran mucho más agradables que cualquiera de las prendas que había dejado atrás. Fue agradable hacer algo por fin con mi pelo; los champúes del hotel eran de una marca de buena calidad y mi pelo resplandeció de nuevo. Me tomé mi tiempo en secarlo con perfecta rectitud. Tuve el presentimiento de que no haríamos gran cosa hoy. Una estrecha inspección en el espejo reveló una sombra oscureciendo mi frente. Fabuloso. Cuando al fin aparecí, la luz brillaba al máximo alrededor de los bordes de las gruesas cortinas. Alice y Jasper estaban sentados en el sofá, mirando fija y pacientemente la televisión, con el sonido casi apagado. Había una nueva bandeja de comida en la mesa. “Come”, dijo Alice, señalándola firmemente. Me senté obediente en el suelo, y comí sin sentir la comida. No me gustaba la expresión de ninguna de sus caras. Estaban demasiado quietos. No apartaban la vista de la pantalla, ni siquiera cuando echaban anuncios. Empujé la bandeja a un lado, con el estómago repentinamente revuelto. Alice miró hacia abajo ahora, observando con mirada disgustada la bandeja todavía llena. “¿Qué es lo que va mal, Alice?” pregunté dócilmente. “Todo va bien.” Me miró con ojos abiertos y sinceros que no me creí ni por un segundo. “Bien, ¿qué hacemos ahora?” “Esperaremos a que Carlisle llame.” “¿Y no debería haber llamado ya?” Me pareció que me iba acercando al meollo del asunto. Los ojos de Alice revolotearon desde los míos hacia el teléfono que estaba encima de su bolso; luego volvió a mirarme. “¿Qué significa eso?” me temblaba la voz y luché para controlarla, “¿qué quieres decir con que no han llamado?” “Simplemente que no tienen nada que decir.” Pero su voz sonaba demasiado monótona y el aire se me hizo más difícil de respirar. “Bella”, dijo Jasper con una voz sospechosamente tranquilizadora, “no tienes de qué preocuparte. Aquí estás completamente a salvo.” “¿Crees que es por eso por lo que estoy preocupada?” pregunté con incredulidad. “¿Entonces por que?” Él estaba también confundido. Aunque podía sentir el tono de mis emociones, no podía saber las razones que las motivaban. “Ya oíste a Laurent”, mi voz era sólo un susurro, pero estaba segura de que podía oírme, sin duda. “Dijo que James era mortífero. ¿Qué pasa si algo va mal y se separan? Si cualquiera de ellos sufriera algún daño, Carlisle, Emmett… Edward...” Tragué saliva. “Si esa mujer brutal le hace daño a Carol o Esme...” hablaba cada vez más alto, y en mi voz apareció una nota de histeria. “¿Cómo podré vivir después sabiendo que fue por mi culpa? Ninguno de vosotros debería arriesgarse por mí...” “Bella, Bella, para...” me interrumpió Jasper, sus palabras fluyendo rápidamente. “Te preocupas por lo que no debes, Bella. Confía en mí en esto: ninguno de nosotros está en peligro. Ya soportas demasiada presión tal como están las cosas, no hace falta que le añadas todas esas innecesarias preocupaciones. ¡Escúchame!” me ordenó, porque yo había vuelto la mirada a otro lado. “Nuestra familia es fuerte. Nuestro único temor es perderte.” “Pero ¿por qué...?” Alice me interrumpió esta vez, tocándome la mejilla con sus dedos fríos. “Edward lleva solo casi un siglo. Ahora te ha encontrado, y nuestra familia está completa. ¿Crees que podríamos mirarle a la cara los próximos cien años si te pierde?” La culpa remitió lentamente cuando me sumergí en sus ojos oscuros. Pero, incluso mientras la calma se extendía sobre mí, sabía que no podía confiar en mis sentimientos con Jasper presente.

sábado, 28 de marzo de 2009

Emmett y el oso

Hola a todos los que le traigo aka son los extras de los libros de Crepúsculo...
es decir cosas que Stefanie Meyer escribió para los libro pero no publicó espero que les guste...
y el primero que les tarigo es el de la historia de Emmet, de como se convierte en vampiro


Me sorprendió encontrar un extraño vinculo creciendo entre Emmett y yo, especialmente teniendo en cuenta que él había sido el que más miedo me daba de todos ellos. Tenia que ver con el modo en que ambos habíamos sido elegidos para entrar en la familia; los dos habíamos sido amados – y habíamos amado en respuesta – mientras éramos humanos, aunque por poco tiempo para él. Solo Emmett recordaba – y solo él comprendía el milagro que Edward era para mí. Hablamos de ello por primera vez una tarde mientras los tres estábamos sentados en los sofás de la habitación principal, Emmett entreteniéndome tranquilamente con recuerdos que eran mejores que cuentos de hadas, mientras Edward se concentraba en el canal de cocina – había decidido que quería aprender a cocinar, ante mi incredulidad, y le era difícil sin el apropiado sentido del gusto o del olfato. Después de todo había algo que no sabia hacer de forma natural. Su perfecto entrecejo se frunció mientras el famoso chef sazonaba otro plato de acuerdo a su gusto. Yo suprimí una sonrisa.“Para ese entonces él ya había terminado de jugar conmigo, y supe que iba a morir.” Recordó Emmett suavemente, dando un giro al relato de sus años humanos con la historia del oso. Edward no nos prestaba ninguna atención; ya la había oído antes. “No podía moverme, y mi conciencia se estaba disipando, cuando escuché lo que pensé que seria otro oso, y una lucha por ver quien se quedaba con mi cadáver, supuse. De repente sentí como si volara. Me imaginé que había muerto, pero intenté abrir los ojos de todos modos. Y entonces la vi -” Su rostro parecía incrédulo ante el recuerdo; yo le comprendía completamente, “– y supe que estaba muerto. Ni siquiera me importaba el dolor – luché por mantener mis párpados abiertos, no quería perderme ni un segundo el rostro del ángel. Estaba delirando, por supuesto, preguntándome por que no habíamos llegado al cielo aún, pensando que debía de estar más lejos de lo que yo había creído. Y entonces me llevó ante Dios.” Él rió con su risa profunda y atronadora. Yo entendía perfectamente qué alguien hubiese pensado aquello.“Pensé que lo que ocurrió a continuación era mi juicio final. Había tenido un poco de demasiada diversión durante mis 20 años humanos, así que no me sorprendieron las llamas del infierno” Rió de nuevo, aunque yo me estremecí. El brazo de Edward me rodeó con más fuerza de forma inconsciente. “Lo que me sorprendió fue que el ángel no se marchó. No podía entender como algo tan hermoso podía estar en el infierno junto a mí – pero estaba agradecido. Cada vez que Dios venia a echarme una ojeada, yo temía que se la llevase, pero nunca lo hizo. Comencé a pensar que quizás esos predicadores que hablaban de un Dios piadoso tenían razón después de todo. Y entonces el dolor desapareció…y me lo explicaron todo.Les sorprendió lo poco que me afectó todo ese asunto de los vampiros. Pero si Carlisle y Rosalie, mi ángel, eran vampiros ¿Cómo podía ser tan malo ser aquello?” Yo asentí, completamente de acuerdo, mientras él continuaba. “Tuve unos cuantos problemas con las reglas…” rió entre dientes. “Tenias las manos llenas conmigo al principio, eh?” el empujón juguetón de Emmett al hombro de Edward nos balanceó a los dos. Edward dejó escapar un leve gruñido sin apartar la vista de la televisión.“Así que ya ves, el infierno no es tan malo si consigues mantener a un ángel a tu lado” me aseguró de forma traviesa. “Cuando él consiga aceptar lo inevitable, te irá bien” El puño de Edward se movió tan rápidamente que no ví lo que golpeó a Emmett lanzándole sobre el respaldo del sofá. Los ojos de Edward no se apartaron de la pantalla.“¡Edward!” le reprendí, horrorizada.“No te preocupes, Bella” Emmett estaba sereno, de vuelta en su asiento. “Sé dónde encontrarle” Miró por encima de mi hacia el perfil de Edward. “Tendrás que hacerlo alguna vez” advirtió. Edward a penas si gruñó de nuevo como respuesta sin alzar la mirada.

martes, 24 de marzo de 2009

Sabes que estas obsecionada con Crepúsculo cuando...

1. Empiezas a escribir O.M.E. en vez de O.M.G.
2. Sabes lo que significa O.M.E.
3. Te llevas los cuatro libros a cualquier lugar que vallas.
4. Tú sabes cuando es el cumpleaños de Edward aunque este nunca se menciono en los libros (Junio 20, 1901)
5. Cuando vez un carro que va a una velocidad vertiginosa tu dices que conduce como un Cullen.
6. Cuando tus padres te preguntan que tipo de carro quieres inmediatamente dices que quieres un 911 Turbo Porsche, pero solo amarillo.
7. Les dices a tus padres constantemente que quieres unos lentes de contacto color topacio.
8. Tú sabes como luce cualquiera de los autos mencionados en cualquiera de los libros.
9. Le dices a tu doctor que su secreto esta a salvo contigo.
10. Repentinamente tienes ganas de mudarte a Forks.
11. Has leído tantas veces el libro que puedes citar lo que dice cualquier personaje de memoria.
12. No puedes contar cuantas veces has leído los libros de principio a fin.
13. Le llamas a tu obsesión con los libros O.C.D. (obsessive Cullen disorder)
14. Has molestado tanto a tus amigos con los libros hasta el punto de que ellos se los lean, solo para tener a alguien con quien hablar sobre el tema.
15. Cuando les prestas los libros a alguno de tus amigos, le dejas perfectamente claro que si llega a dañar aunque sea una pagina, llamaras a los Vulturis para que sepa lo que es una paliza.
16. Odias cuando alguien se refiere a Edward como “Eddie” y les dices que le tienen que llamar Edward porque por algo le pusieron nombre.

17. Tienes mínimo unas 20 camisas con imágenes de los libros y la película.
18. Tu libro de Crepúsculo se abre por la mitad por la cantidad de veces que lo has leído.
19. Tienes fotos de los actores de la película en tu celular, en tu cuarto, en tu libreta, en el album de fotos de las vacaciones pasadas a la playa...
20. Te sabes la vida completa de todos los actores de la película, y si, eso incluye su nombre y apellido completo, el de su hermana, el de su mama, el de la mascota que tenia de niño, el de su amigo imaginario y el del tío lejano por parte de papá.
21. No puedes ver la cuarta película de Harry Potter sin llorar al final.
22. Te sabes de memoria la fecha del estreno de la película y cuentas los días que faltan.
23. Tenías una cuenta atrás en tu calendario para la salida de Amanecer.
24. Tenias reservado tu libro de Amanecer meses antes incluso de que saliera en Estados Unidos.
25. Has visto miles de veces los tres trailers que salieron de la película. Incluso los tienes en tu ordenador y tu Ipod.
26. No encuentras a ningún chico que te guste porque siempre los comparas con Edward y NADIE es como Edward.
27. Llamaste una vez a tu novio Edward por error.
28. Le dijiste a tu amiga rubia que no tiene ninguna probabilidad porque Edward las prefiere morenas.
29. Crepúsculo esta en tu mente todos los condenados días de la semana, las 24 horas del día, y si, hasta sueñas con ello.
30. Fuiste la primera en llegar a la librería el día en que la edición especial de Eclipse salio.
31. Lloraste cuando Edward se fue en Luna Nueva y te entristece aunque sea pensar en el tema.
32. Cuando tengas hijos quieres llamarlos Edward, Bella, o cualquiera de los demás nombres de los personajes.
(Para chicas del Team Edward)
33. Piensas que alguien que es del Equipo Jacob oficialmente perdió y debe ser mandado a un asilo (aclaro no salió de mi Tuby queremos a Jake asi que no me mates)
34. Has leído todos y cada uno de los comentarios y noticias en la web de Crepúsculo.
35. Terminarás quemando los libros si Bella queda a la final con Jacob (no lo haría ni loka pero me enojaría mucho con stephanie meyer por hacerlo aunq Tuby creo q vos no lo harías xD)
36. Quieres leer “The Host” tan solo porque Stephenie Meyer lo escribió (y xq me llama muchísimo la atención no lo el libro sino su tamaño se realmente bueno y pronto lo tendré jejeje)
37. Una vez le pusiste brillantina a tu novio para que brillara como un vampiro.
38. Le dices a las personas que solo un vampiro te amara para siempre.
39. Tú sabes lo que en realidad le paso a la mamá de Bambi. (Y no fue un humano quien lo hizo xD)
40. El castigo que te dan tus padres es quitarte los libros por 2 semanas y te vuelves loco.
41. Cuando ves a un oso pardo en la TV gritas "Emmett" instintivamente.
42. Te desagradan las personas que tengan el nombre de Mike, Jessica, Lauren, James, Victoria, Laurent, Tanya, y Jane (en realidad no entran todos en la categoría repito no lo hice yo)
43. Te empezó a gustar el Azul y ahora tienes aunque sea unas 20 prendas de ese color solo porque es el color favorito de Edward en Bella.
44. Cuando esta tronando fuera tú sabes realmente que es lo que esta causando todo el ruido.
45. Cuando estas en clase de historia y toca un tema de 100 años atrás te preguntas si Edward estuvo allí
46. Las personas que ni siquiera han leído los libros saben perfectamente que auto conduce cada Cullen solo porque tu lo has dicho un millar de veces.
47. Ya no puedes escuchar música sin pensar si esa canción te recuerda a Crepúsculo.
48. Ya no puedes leer nada sin pensar como eso te recuerda a Crepúsculo.
49. Te enojaste con tu mamá porque se burlo del capitulo 13.
50. Vas a demandar a Summit Entertainment si se atreven a dejar fuera la escena del prado.
51. Llevaras tu inhalador a la película porque estas 100% segura de que vas a hiperventilar al verla.
52. Uno de tus juegos favoritos son los Sims, y allí tienes a personajes que curiosamente se llaman Edward, Bella, Jacob, Alice, Jasper, Emmett, Rosalie, Esme, Carlisle, Renesmee, o cualquiera de los otros nombres de los personajes.
53. Cuando ves un Volvo plateado pasar gritas “Edward Te amo!” o “Muérdeme por favor!”. (BITE ME, I NEED YOU)
54. Tus padres tuvieron que hablar con un asesor psicológico acerca de tu obsesión con Crepúsculo.
55. Te tomaste algún tiempo para hacer una lista como esta y publicarla en tu blog.
56. Haces Zapping todas las mañanas para ver si en algún canal van a pasar alguna entrevista con los actores de la película
57. Bajaste la Nana de Bella a tu Ipod y la escuchas cada minuto del día que tengas libre.
58. Tus padres tienen que recordarte constantemente que los libros son solo ficción.
(Pero eso es lo que ellos piensan)
59. Para la fiesta de tu colegio quieres un vestido como el que Bella uso en su fiesta (si tan solo se hicieran aka)
60. Una de tus mayores preocupaciones este año fue averiguar como lucia la portada de Amanecer.
61. Cuando estas en clase aburrida tomas un marcador y escribes en tu mano “Te amo Edward Cullen”
62. Tienes una mascota (virtual o no) llamada como alguno de los personajes de Crepúsculo.
63. Mantienes tu ventana abierta en las noches esperando que Edward venga.
64. Tienes un cartel en tu ventana que dice “Por favor, Edward ven!”
65. Repentinamente quieres leer Cumbre Borrascosas.
66. Desarrollaste un miedo por los estudios de Ballet, y siempre que pasas por uno te estremeces.
67. Tienes tres copias de cada libro: Una para leer constantemente, otro para prestárselo a tu amigos, y otra que esta firmada por Stephenie Meyer y que NADIE tiene permitido tocar (no, pero debería hacerlo)
68. Tienes un osito de peluche llamado Emmett.
69. Tienes un leon de peluche llamado Edward.
70. Tienes una oveja de peluche llamada Bella.
71. Tienes un lugar especial en tu biblioteca para los cuatro libros
72. Una vez buscaste en Internet (por curiosidad) si en realidad existía una persona con el apellido Cullen. (y hay una calle con ese nombre)
73. Prendes el aire acondicionado en las noches solo para imaginar los brazos de Edward rodeándote.
74. Sabes todo lo que hay que saber acerca de las serie de Crepúsculo.
75. Empezaste a tropezarte con las cosas a propósito para tener la misma suerte que Bella (no es necesario ya lo hago, y sin ser apropósito)
76. Sabes cual es el apodo de Robert Pattinson. (Spunk Ramson o tambien Rpattz)
78. Cambiaste tu contraseña en tu computadora a algo relacionado con Crepúsculo, porque esta es la única forma de que te acuerdes.
79. Cuando en el colegio te asignan a escribir un reporte de Historia inmediatamente piensas en hacerlo de la guerra de Vampiros en el Sur (taría copado, sin descartar el hecho que me hiría mejor que en mis clases de Historia nacional)
80. No puedes esperar la hora de dormir porque sabes que Edward estará en tus sueños.
81. Sabes que ninguna celebridad puede comprar como Alice Cullen.
82. Le preguntas a tu doctor cosas como “¿Cómo esta Edward?” o “Alice me vio venir ¿verdad?”
83. Cuando te vas de vacaciones lo primero que metes en tu maleta son los cuatro libros aunque no tengas tiempo para leerlos.
84. Si alguien te dice algo malo de los libros le dices que valla a saltar de un puente, porque no es lo suficientemente bueno como para saltar de un acantilado (jajaja es lo más)
85. El salto de acantilado se convirtió en tu nuevo pasatiempo.
86. Cuando tus padres te preguntan a donde quisieras ir de vacaciones inmediatamente dices “Forks” y “La Push”.
87. Cada mañana compruebas si el clima es como en Forks (la verdad que si)
88. Cada mañana compruebas si el clima es como es Phoenix.
89. Te llevas tus libros al colegio y los guardas en tu casillero y así los puedes leer en tus ratitos libres (lo hacía, era mi forma de pasar el tiempo)
90. Te tomas tu tiempo para leer una lista como esta.
91. Cuando te mandan a leer Romeo y Julieta en tu colegio, te refieres a Romeo como Edward, Julieta como Bella y Paris como Jacob (la verdad que si ya no existen más ni Romeo, ni Julieta ni Paris)
92. Tu mama tuvo que reemplazar tu libro de Crepúsculo ya que estaba casi inservible de tantas veces que lo has leído.
93. Cuando vas al cine le preguntas a los empleados si ya tienen el póster de la película y cuanto te costaría sobornarlos para que te lo den.
94. Llamaste a tu perro Jacob y esperas que pronto se convierta en un licántropo.­
95. Reprobaste la materia a causa de el numero 91.
96. TODO en tu MySpace, Facebook, Hi5, Blog… tiene que ver con Crepúsculo.
97. Tu imagen de pantalla en la computadora y el celular son de Crepúsculo.
98. Gritaste cunado Bella dijo que no cuando Edward le propuso matrimonio. Porque, enfrentémoslo, quien no se quiere casar con Edward? (Y esa es la verdad!)
99. Te metes en la página principal del instituto de Forks y tratas de conseguir una lista de los estudiantes para estar segura de que Edward es real (Aun sabiendo que lo es)
100. Lloraste cuando leíste sobre el brote de gripe español en tu clase de sociales, porque eso fue lo que mato a Edward.
101. Redecoraste tu cuarto para que se parezca al de Bella.
102. Cuando te refieres a los momentos en que te preparas por la mañana les llamas “minutos humanos”.
103. Tratas de hacer lucir tu patio trasero como el prado y estas segura de que así Edward vendrá.
104. Cuando alguien te pregunta cual es tu chico ideal tú les respondes que te gustan lo chicos que sean fríos, estén muertos, y brillen.
105. Cuando les pides a tus amigos la computadora prestada automáticamente saben que revisaras el sitio Web de Stephenie Meyer.
106. Recortaste los articulos de las revistas y los periódicos que mencionan la saga o la película.
107. Seguramente asesinaste varias neuronas tratando de descubrir que diablos significa “Porque estoy cubierta en plumas?” de Bella o el “Opss” de Edward.
108. Le sugieres al professor de deportes que seria Buena idea agregar salto de acantilado a los deportes del colegio.
109. Cuando ves una ciudad con una alta tasa de homicidios le dices a la gente que seguramente hay un neófito suelto por allí.
110. Le empiezas a preguntar a los chicos del segundo año si ellos conocen a Quil.
111. Has buscado por todos los libros de historia de la biblioteca de tu colegio por un “Mayor Jasper Whitlock”.
112. Le exiges a tu novio que te escriba una canción de cuna.
113. Controlas tus pensamientos porque piensas que Edward esta a la escucha.
114. Te consideras a ti misma “imprentada” de la saga
115. Les dices a tus amigos que ellos realmente necesitan “Lecciones con Edward”
116. Haces que los chicos grandes se molesten solo para ver si se transforman en un hombre lobo.
117. Compras alguno de los carros mencionado en los libros con la esperanza de que venga con un vampiro gratis (no estaría nada mal con un auto como esos)
118. Finges una enfermedad o lesión solo para poder ir con el Doctor Carlisle.
119. Le dices a la gente que Edward no estaba rastreando a Victoria en Luna Nueva… El estaba contigo.
120. Estas usando esto como una lista de verificación.
121. Necesitas ver a Carlisle porque ahora sufres de Crepúsculo-manía.
122. Ni siquiera Jasper pudo calmarte cuando estabas leyendo Amanecer.
123. Estas pensando muy seriamente en lanzarte de un acantilado solo para oír la voz de Edward.

Bueno espero que les haya gustado si han hecho las 123 cosas de esta lista estan graves, muy muy muy graves yo les recomiendo hacer una cita con Carlisle para que te recomiende un buen psiquiatra aunque ni el mejor psicólogo del mundo nos puede curar lo que tenemos llamado: Obsessive Cullen Disorder

My Philosophy

Sometimes Love Finds Us when our hope is fading

and the Twilight is settling in.


It Leads Us safely through the darkest nights... the nights

when the New Moon fills the cloudy sky.


As it Blossoms and grows

it's Sparkling Light is enough to Eclipse


the brightness of the Breaking Dawn.


You say that to me.. and I belive it


I made this widget at MyFlashFetish.com.